Los Testamentos de Vida

Cuando tu vida como adulto apenas está empezando, es difícil pensar sobre la muerte, pero la muerte es una realidad. Algún día todos tenemos que pensar en la muerte, y es un tema importante que discutir con tu familia. Cuando un pariente se pone enfermo y se va a morir, la familia se puede poner frustrada emocionalmente si no sabe la última voluntad de esa persona. ¿Quiere seguir vivo artificialmente con una máquina o quiere morir naturalmente? El saber esta información puede ayudar a ahorrar los cuotas legales y reducir el estrés emocional para la familia.

Un testamento de vida se define como un documento que describe y explica el tratamiento que quiere y necesita una persona cuanto no es capaz de hacer importantes decisiones médicas para si mismo. En el estado de Washington hay dos maneras de concretar tu voluntad sobre el tratamiento médico. Estos se llaman un Directivo de Tratamiento Médico (a veces llamado un Testamento de Vida) y el Poder Duradero de Abogado para el Tratamiento Médico.

Un Directivo de Tratamiento Médico expresa el deseo para el tratamiento cuando una persona está cerca de la muerte y se pone incapaz de hacer decisiones médicas para si mismo. El Directivo está en efecto sólo cuando el médico confirma que la condición es terminal. Para poner un testamento de vida en efecto, la persona tiene que tener al menos 18 años y ser de capacidad mental suficiente para comprender las consecuencias de firmar el documento.

Algunos requisitos incluyen:

  • Un notario público y tres otras personas tienen que ser testigos al proceso de completar el testamento de vida.
  • Los testigos presentes no pueden tener ninguna conexión relacionada al tratamiento médico o los beneficios de la persona.
  • El documento se pone en efecto cuando todos los testigos, incluyendo al notario público y la persona que rellenó el documento, han firmado el testamento.

Cualquier persona que quiere cambiar su testamento de vida puede hacerlo. Sin embargo, si el testamento de vida ha cambiado, todas las copias recientes se les tienen que dar a todos los médicos responsables por el tratamiento médico, el ejecutor del testamento, los curas, el esposo y/o un pariente de confianza.

Una segunda opción en vez de un testamento de vida es el Poder Duradero de Abogado para el Tratamiento Médico. El Poder Duradero de Abogado para el Tratamiento Médico es un documento legal en el cual le das la autoridad para hacer decisiones o seguir tus instrucciones respecto a tu tratamiento médico a otra persona. Algunos hecho legales sobre el Poder Duradero de Abogado para el Tratamiento Médico son:

  • Cualquier adulto de 18 años o más de capacidad mental puede completar este documento.
  • Durante el proceso de completar el Poder Duradero de Abogado para el Tratamiento Médico, una persona tiene que decidir cuándo el documento se pondrá en efecto.
  • Una vez que firmes un testamento de vida o te incapacites, sólo los miembros de tu familia se pueden nombrar agentes de tratamiento médico; nadie más se puede nombrar así.

Al final, todas las familias deben de compartir sus pensamientos sobre cómo se van a morir. La discusión y la composición de un documento legal antes de encontrarse en una situación inesperada se benefician a cualquier familia. La muerte no es fácil de discutir, pero la muerte actual de un pariente puede causarles mucho estrés a los parientes que lo sobreviven. La preparación de un documento como un Directivo de Tratamiento Médico o un Poder Duradero de Abogado para el Tratamiento Médico puede facilitar el proceso de lamentación.