Protección de Contraseñas

Parece que todos los servicios de suscripción de Internet requieren una contraseña, un número de identificación personal (NIP), y/o un nombre de entrada. A veces te advierten que inventes estos códigos cortos para asegurar tu información en línea y mantengas esa información en confianza. Aquí hay unas sugerencias para que te asegures que tu contraseña y nombre de entrada se mantengan seguros y cómo podrás prevenir que otra persona los descubra y los use.

ELIGIENDO UNA CONTRASEÑA

La parte más importante de inventar una contraseña es elegir una combinación de letras y números que no significan nada. En general, es mejor inventar una contraseña completamente insignificante, que no contiene ningún nombre, palabra, o número especial. Por ejemplo, nunca deberías de inventar una contraseña que es el nombre de un animal doméstico, un pariente o tu fecha de nacimiento. En vez de esto, algo mejor sería “fh3ay89fn.” Aunque el uso de un programa de computación puede averiguar cualquier contraseña a lo largo del tiempo, una contraseña insignificante será más segura que una que representa algo. Si te asignan una contraseña automáticamente cuando te apuntas para una nueva cuenta de Internet, cámbiala a una que inventas tú mismo.

MANTENIENDO TU CONTRASEÑA

Para mantener la seguridad de tus contraseñas, debes de cambiarlas cada dos meses. Ésta es la cantidad de tiempo que los piratas necesitarían para averiguar una contraseña. Aunque esto tal vez parezca problemático, puede reducir la posibilidad de que alguien averigüe y use tu contraseña. No guardes tus contraseñas escritas en tu cartera o cerca de tu computadora. Lo mejor es memorizarlas, pero si tienes muchas contraseñas, tendrás que encontrar un lugar seguro para guardarlas. En un mundo donde la seguridad se valora mucho, estas sugerencias para mantener la seguridad de tus contraseñas pueden ayudarte a prevenir que los piratas roben tu información personal o tu identidad. Podrás mirar cosas en la web con confianza y no tendrás que tener miedo que alguien use tus contraseñas para acceder tus cuentas e información. Por supuesto, si todavía te preocupas por la seguridad de tus compras por Internet, siempre puedes ir de compras de la manera antigua!