Las Paradas de Policía

Falta poco para la hora de la cena y estás en camino de volada desde la casa de tu amigo porque prometiste a tus padres que estarías en tu casa hace 15 minutos. Aunque el límite de velocidad es 25mph, vas a 34mph. Mientras que te acercas al cruce, el semáforo se pone en amarillo, pero sigues derecho porque no tienes tiempo para pararte y esperar. Después de pasarlo, notas en el espejo retrovisor que acabas de pasar un policía.

Piensas “híjole...” cuando se encienden las luces y se pone detrás de ti. Hay varias posibles razones por qué encendió las luces. ¿Cuáles son y qué debes de hacer?

Posibilidad #1 (la que esperas que es verdad): El policía acaba de recibir una llamada de emergencia y está en camino para ayudar

¿Qué debes de hacer?

  • Para sacarte de su camino, ponte al lado derecho de la calle. No sigas en frente.
  • Apaga el radio, sé atento y escucha por otros vehículos de emergencia que también están en camino.
  • Cuando todo se estabilice, sigue en tu camino.

Posibilidad #2 (la que no esperas que sea verdad) El policía te está parando.

¿Qué debes de hacer?

  • Ponte a un lado de la calle lo más pronto posible de una manera segura. No te pongas al lado izquierdo de la calle ni te pares en un lugar inseguro, como un cruce. Para tu carro y quita tu píe del freno.
  • Si el policía se para detrás de ti, estate tranquilo. Apaga el motor.
  • Apaga el radio, y abre la ventana. Pon tus manos en un lugar donde se verán. Acuérdate, el oficial estará igual de nervioso como tú.
  • Cuando el oficial se acerca a tu ventana, fíjate de que se vean tus manos para que no parezca que estás escondiendo algo.
  • Sé cortés.
  • No hagas nada hasta que el oficial te lo pida (como darle tus documentos).
  • Haz todo lo que te pidan. Si te ordenan a salir del carro, hazlo lentamente e inmediatamente.
  • Si te hace preguntas, responde con respecto. Algunos ejemplos de preguntas posibles son:
    • ¿Por qué ibas tan rápido? ¿Había una emergencia?
    • ¿A dónde ibas con tanta prisa?
    • ¿Este es tu carro? ¿Si no, de quién es? ¿Sabe el dueño que lo estás manejando?
  • Ante todo, sé cooperativo, paciente, y cortés, siguiendo los órdenes del oficial.
  • Si sientes que te maltrataron de alguna manera, llama a la agencia donde trabaja el policía. Asegúrate de conseguir el número completo de la insignia del oficial; ésos se igualan a los nombres en muchos lugares.