Desórdenes Alementarios

¿Has visto a una amiga picando o separando la comida en su plato? ¿Está obsesionada con su aspecto físico aunque está delgada? ¿Siempre está de dieta, aunque no necesita bajar de peso? Si tiene una amiga que demuestra algunos de estos síntomas, por favor considera la siguiente información porque puedennecesitar tu ayuda.

HECHOS BÁSICOS

La Anorexia Nervosa es cuando una persona se niega a comer. Este es probablemente el mejor conocido desorden alimentario. Este trastorno es más común entre las adolescentes blancas de familias de clase media, pero se encuentra en todo tipo de personas.

La Bulimia Nervosa es el segundo desorden más común. Los síntomas son comer mucho, y luego hacerse vomitar. Las personas con bulimia no parecen tan delgadas como las afectadas por anorexia, pero el trastorno puede causar el mismo daño a sus cuerpos.

Estadísticas: Según la investigación de EDAP (Conciencia y Prevención de los Desórdenes Alimentarios), entre 5 y 10 millones de mujeres y 1 millón de hombres tienen un problema con algún tipo de desorden alimentario. Sus estudios demuestran que una imagen distorsionada del cuerpo se desarrolla a una edad muy joven. Un estudio de Collins de 1991 encontró que 42 por ciento de las chicas del primer grado al tercer grado de primaria querían estar más delgadas. Un estudio parecido de 1991 demostró que 81 por ciento de las chicas de 10 años de edad tienen miedo de estar gordas. La MEDIA contribuye a esta imagen distorsionada en su empleo de mujeres excepcionalmente delgadas. La investigación demuestra que la típica mujer americana mide 5’4” y pesa 140 libras, lo cual no se ve en la televisión ni las películas. Sin embargo, la típica modelo mide 5’11” y pesa 117 libras.

CÓMO AYUDAR A UNA AMIGA

¿Has estado pensando en lo que puedes hacer para ayudar a un amiga tuya que sufre de un desorden alimentario? Aquí hay unas sugerencias para confrontar a una amiga que tiene este problema. Recuerda, ¡los desórdenes alimentarios son muy serios! Si no sabes qué hacer, habla con un consejero de la escuela o un adulto de confianza. No tengas miedo de confrontarle a tu amigo; a lo mejor tú eres la única persona que le puede ayudar. Esto es lo que debes de hacer:

  • Habla con la persona en un lugar privado y en un tiempo apropiado.
  • Asegúrale a la persona que estás preocupado por ella y que quieres ayudarle.
  • Ayúdale a encontrar un tratamiento adecuado (o un médico o un terapista) y ofrece a ir con ella.
  • Habla con un adulto de confianza porque el trastorno puede poner su vida en peligro.
  • Sé paciente mientras la persona decide lo que va a hacer. Si niega el problema, entiende que está pasando por un tiempo difícil.
  • Si crees que la persona se suicidará o corre otro peligro serio, ¡busca ayuda inmediatamente! Por favor anímate a ayudar a una amiga. Si tú no lo haces, ¿quién lo hará?