Broncearse

UN BRONCEO SEGURO, ¿ES POSIBLE?

Bueno, esa quemadura del sol que conseguiste en el salón de bronceado ya no parece tan mal. ¿Pero sabías que en veinte o treinta años te puede causar irritaciones de piel, cataractas, y debilitaciones de tu sistema inmunológico? También puede causar la vejez prematura (que se llama la fotovejez), cuando la piel se pone dura y arrugada como el cuero. La gente piensa que estos cambios son simplemente una condición del paso de tiempo, pero no se dan cuenta de que con las precauciones apropiadas, la piel puede parecer joven y saludable a pesar de los años. El efecto secundario más serios de broncear es el aumento de riesgo para el cáncer de piel. Melanoma, la forma más seria de cáncer de piel, muchas veces se lleva a la muerte. Si no se detecta en los primeros días, los cánceres de piel no de melanoma no son fatales pero todavía son muy serios. ¡NO HAY MANERA SEGURA DE AGARRAR UN BRONCEADO!

¿QUIÉN CORRE UN RIESGO?

Algunas personas corren más riesgo para dañarse bajo el sol que otras. Según la FDA, debes de tener mucho cuidado con el sol si tienes piel sensible; pelo rubio, rojo o café; y ojos azules, verdes o grises. Si tienes pecas y te quemas antes de broncearte, pasas mucho tiempo fuera de tu casa o previamente recibiste algún trato para el cáncer de piel, también corres un riesgo alto. Por supuesto, una historia familiar de cáncer de piel, especialmente melanoma, es otro factor que aumenta el riesgo. La gente que trabajo dentro de un edificio durante toda la semana pero intentan agarrar un bronceado los fines de semana, o toman medicamentos como las medicinas para el acné, las antihistaminas, los tranquilizantes, etc., también corren un buen riesgo de que el sol les haga daño.

¿CÓMO TE PUEDES PROTEGER?

Hay muchos pasos que tomar para protegerte de los dañosos rayos ultravioletas del sol. Evita el sol entre las 10am y las 3pm; éstas son las horas cuando el sol brilla más. Ponte ropa que te protege del sol, incluyendo un sombrero y gafas del sol que bloquean los rayos UV. Siempre aplica crema del sol que tiene un SPF de 30 y resiste el agua, aún cuando está nublado. Las nubes sólo bloquean el 20 por ciento de los rayos UV. Los rayos UV penetran el agua mientras la nieve y la arena reflejan los rayos, así que las dos pueden aumentar tu exposición a la radiación. Protégete en todas las condiciones.

LOS BRONCEADOS ARTIFICIALES

Los bronceados artificiales pueden hacerte daño también. Antes se pensaba que los bronceados artificiales eran más seguros que los naturales por el tipo de rayos UV que se usaban en los salones de broncear. Los científicos pensaban que los rayos UVB eran los peores. Ahora reportan que los rayos UVA, los cuales se usan el los salones, son igual de dañosos como el sol natural. Además, los rayos UVA se han demostrado a causar melanoma, la forma de cáncer de piel más seria.

Los salones de broncear no son la única manera de agarrar un bronceado natural; las pastillas de broncear, aceleradores, bronceadores y los amplificadores también están disponibles. Las pastillas contienen carotenoidas, los cuales dan el color naranjo a las zanahorias. Éstas son inseguras porque consumes altos niveles de beta-carotina. Los aceleradores de bronceado no se han demostrado eficaces y no estimulan el proceso de bronceado del cuerpo. Los bronceadores y los amplificadores se consideran productos cosméticos y presentan una manera segura de agarrar un bronceado falso y temporaria. Éstos le manchan a la piel y se pueden quitar con jabón y agua. El color, que se desaparece dentro de unos días, no hace daño. Usualmente no protegen del sol. Disfruta de tu tiempo bajo el sol, pero recuerda de proteger tu piel. La vas a necesitar por mucho tiempo.